Si bien es cierto que no formamos en nuestras aulas docentes, pues no es nuestro cometido social, también es cierto que tenemos muchos estudiantes con vocación docente y además también resulta muy interesante desentrañarle a los estudiantes todo el proceso formativo, pues ello les ayuda a entender mas la ciencia particular y los resortes usados por el docente para que formen sus habilidades como profesionales.  Además, la enseñanza de todas las ciencias y en particular de  las Ciencias Jurídicas, está urgida de la necesidad de implementar enfoques pedagógicos renovadores y creativos, según las demandas de la Educación Superior para el siglo XXI.